Mi esposa es argentina y le gusta ser mi esclava sexual. Así que la otra vez los dos tuvimos una noche llana de sexo. Donde le pongo un collar y la trato como si fuera una perra en celo. Así que se pone a cuatro patas y le doy unas buenas nalgadas.

A mi esposa le gusta que la trate como a una perra

Luego la agarro por detras y le meto los dedos hasta el fondo. La dejo lista para darle una gran cogida con mi pija hasta que la hago acabar a chorros una y otra vez. Ella queda con la concha bien mojada de tanto acabar.

Descargar Vídeo