La otra vez me encontré a mi esposa durmiendo usando su tanga de hilo dental. Al verla me puse bien caliente y me dieron ganas de darle una gran cogida. Por lo que le hago a un lado la tanga y le meto la pija hasta el fondo. Le doy tremendo garche hasta que la hago acabar a chorros tres veces seguidas.

Descargar Vídeo