Esta ya es la segunda vez que le rompo la cola a mi esposa, creo que ya se le volvió vicio y es que siempre me lo pide, así que la otra vez se quito la ropa poco a poco hasta quedar sin nada, se ve muy sexy y se pone a cuatro patas en la cama dejando su cola al descubierto para que le meta la pija hasta el fondo, le doy una gran cogida anal hasta que la hago tener un rico orgasmo que la hace gemir de placer.

Descargar Vídeo